miércoles, 8 de marzo de 2017

Discurso de una alumna en el Día de la Mujer Trabajadora

          Hoy, 8 de Marzo, quiero compartir con todos los lectores de este blog el emotivo discurso que ha escrito y leído una alumna del centro para celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. La lectura ha seguido a un minuto de silencio en repulsa de la violencia de género y como homenaje a sus víctimas. Aquí os dejo las palabras de Marta Pascual, de 2º de Bachillerato del IES Doctor Marañón de Alcalá de Henares, nada que añadir:

Y con ellas la cifra se acerca a la veintena. Más otras 442 víctimas desde el 2010. 58 por año. 5 por mes. En algunos casos, 2 por semana.

“Las niñas bonitas no pagan dinero” Dijo el barquero. No te preocupes, niña bonita, porque el producto eres tú. Da igual si es saltando a la comba o entrando gratis en una discoteca, porque el producto eres siempre tú.
Aprendemos que “los que se pelean se desean”, que “un niño sólo te molesta porque le gustas”. Son sólo cosas de niños ¿Verdad?
Hasta que dejan de serlo. Hasta que el “mató a su mujer, la hizo picadillo y la puso a remover” deja de quedarse en una canción para las palmas y pasa a la vida real.
Hasta que esa mujer es Leidy Yuliana Díaz, Toñi García Abad o María Ángeles Prieto Ramos.
Hasta que lo que importa es cómo iba ella vestida, con quién estaba o por qué estaba allí. Porque “fue violada”, pero al fin y al cabo, la culpa es suya, si iba provocando ¿No?
Y aun así, no falta quien diga, que con su aspecto, lo sorprendente es que alguien la haya querido violar.
Porque no importa que el “no” sea “no”
Porque no importa cuánto denuncies, como hicieron tantas de las víctimas. No importa que salgas de la relación, no importan las órdenes de alejamiento, mientras los asesinatos por violencia de género sean comunes en nuestros telediarios. Mientras el machismo nos persiga en una sociedad que cierre los ojos y no quiera actuar.
Y aun así, hay quienes reivindican que la ley de Violencia de Género es innecesaria. Que son casos aislados. Que las supuestas denuncias falsas no se cobran la importancia que tienen.
“¿A dónde vas así vestida?” “¿Con quién?” “No me gustan tus amigas, son malas influencias” “¿Con quién estás hablando?” “¿Dónde estabas ayer?” “Esto te lo hago porque te quiero”
Y de nuevo, una noticia. Otro asesinato que pasa por delante de nuestros ojos. Un nuevo silencio. Después los deportes, y el tiempo.
Y así día a día, mes a mes. Y las víctimas se van acumulando, y aun así nos atrevemos a sorprendernos con la cifra, cuando se ha ido formando delante de nosotros, en una sociedad que nos hace, a las mujeres, de menos.
Y seguirá formándose a no ser que nos quitemos la idea de que “Quien más te quiere, te hará sufrir”, porque el amor no duele.
Las Naciones Unidas definen  la violencia de género como "todo acto que pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada"
¿Suena familiar? Desgraciadamente, debería.
Y desgraciadamente, lo hará aún más, porque esas mujeres no son noticias, son personas, como lo soy yo, o como todos los aquí presentes. Hasta que alguien decidió que no lo eran, mientras el resto las dejábamos morir en silencio.
Chicas, que no somos princesas en apuros, que no necesitamos príncipes con tres cuartos de rana. Que somos fuertes, valientes e independientes. Que lucharemos; Que el silencio no se quedará en silencio ni una vez más.
Con estas muertes lo que los conocidos de la víctima han perdido –Una madre. Una hermana. Una amiga.- no tiene comparación con lo que el mundo ha perdido. Otra mujer maravillosa.
Y desde luego, no se compara con lo que ella misma ha perdido, más valioso que cualquier otra pérdida: Su vida.
Y por ellas, y por nosotras, haremos ruido. No vamos a tolerar ni una muerte más, ni una noticia más, ni un asesino más.
Este 8 de marzo, ni una menos. 
Licencia de Creative Commons
El niño que juega a los dados is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.